home El Mensajero EL MINISTERIO HISPANO ESCUCHA EN DAMIANSVILLE

EL MINISTERIO HISPANO ESCUCHA EN DAMIANSVILLE

Los miembros de la Oficina del Ministerio Hispano fueron a Damiansville para una escuchar a los latinos de varias comunidades que asisten misa en San Damián.

La hermana Cecilia Hellmann ASC, y Lucy Barragán pidieron a los participantes que platicaran sobre su dolor y su alegría e hicieran sugerencias sobre qué tipo de apoyo necesitan y cómo su comunidad de fe y la diócesis pueden ayudarles.

Junto con las expresiones de gratitud por lo que ya se ha logrado y por el beneficio especial de tener misa en español, los presentes compartieron sobre las tensiones que se producen en las familias cuando un pariente cercano es deportado; cuando no hay manera de visitar parientes al otro lado de la frontera, o cuando hay problemas de salud o falta de trabajo seguro.

Un señor expresó su gratitud por el apoyo brindado por la Oficina y dijo que era necesario que la gente continuara siendo “fuerte en su fe.”

Un joven describió la situación: “Todo es cuestión de estar con tu familia”, dijo. Ha recibido una tarjeta DACA y también lo han hecho muchos otros, algunos con la asistencia de la Oficina. DACA es una comunicación que el presidente Obama firmó el 15 de junio de 2012, pidiendo la acción diferida para ciertos jóvenes indocumentados que llegaron a los EE.UU. cuando eran niños.

La hermana Cecilia animó a los presentes a decirles a los jóvenes que llamen a la Oficina del Ministerio Hispano, si necesitan ayuda.

En 2011, los pastores de la zona del Condado de Clinton combinaron algunos recursos financieros para contratar a Robert Rapp como un ministro de medio tiempo para los latinos en sus parroquias.

Rapp pasó muchos años como ministro en México.

En su capacidad, Rapp responde a inmigrantes de la zona, coordina la preparación sacramental, según sea necesario; está presente y ayuda con las liturgias dominicales sirviendo como puente de comunicación entre los pastores y las familias.

“El Evangelio nos debe llamar a los bordes, estirarnos a ser mejores personas, y me siento tan privilegiado, como ministro, cuando veo a los inmigrantes hispanos en el municipio de Clinton mante-niendo su nobleza, su dignidad y sobre todo, su fe en Dios enfrentando tantos retos, indignidades y hasta la cárcel. Ellos fortalecen mi fe y me da la energía para ser mejor para y con ellos”.

En sus comentarios a los que asistieron a la reunión la hermana Cecilia le dijo al grupo: “La Iglesia está con ustedes y aboga por una reforma migratoria que tanto se necesita. Vamos a continuar esta labor de promoción, a pesar de que es difícil de mover a los legisladores más allá de la política de las elecciones para tomar medidas que ayuden a unificar a familias y crean vías legales para los inmigrantes”.

Para obtener más información acerca de DACA, por favor llame a Ada Jiménez al 235-9601 ext. 1472.

Leave a Reply