home El Mensajero Una Voluntaria Continúa Su Ministerio en el Sur

Una Voluntaria Continúa Su Ministerio en el Sur

Articulo y fotos de Liz QUIRIN
editor del Mensajero

Una abuelita diminutiva es una potencia en el ministerio hispano en el área de Anna, Carbondale y Cobden. A los 78 años, Carmelita Machicao ha trabajado con los hispanos por 37 años, dijo ella recientemente en una entrevista telefónica desde California, donde está visitando a su hijo y nieta.

Una inmigrante de La Paz, Bolivia, Carmelita comenzó a ayudar a la gente cuando se mudó al área, dijo ella. “Dios me dio la fe, y porque creo en Dios, Dios dice ayuda a tus hermanos y hermanas. Por lo tanto, ayudo a la gente”.

Carmelita es catequista y dijo que volverá al área pronto, porque ya es hora de preparar a los jóvenes para la primera comunión. Esto es una alegría para ella, dijo, porque “me gusta ayudar a la gente”.

Cuando empezó a trabajar con la gente hace muchos años antes, ella dijo: “la gente no sabía cómo hacer nada. Ahora, a veces, saben las cosas. Pueden empezar a depender de ellos mismos. “

Este conocimiento se debe, en parte, a Carmelita llevando a la gente a la oficina del Seguro Social, al médico, a lugares donde necesitan ir en busca de ayuda.

“Espero que hayan aprendido cosas de mí y los hayan puesto en práctica”, dijo.

Carmelita dijo que su propia fe ha crecido y cambiado con el paso de los años. “Cuando vine aquí de mi país, fui a misa, pero mi fe era diferente. Sentí que tenía que seguir las reglas, porque yo era católica”.

Esta era la fe que aprendió de sus padres: Sigue las reglas.

Sin embargo ahora, “mi fe es parte de mí”, dijo. “Es como una montaña, porque ha crecido. Creo que Dios me ha tocado el corazón desde que estoy aquí. “

Carmelita todavía tiene una oficina en su trabajo, pero ahora es una voluntaria. “Es divertido preparar a los niños”, dijo.

Algunos de sus “hijos” tienen ahora sus propios hijos. “Los veo crecer, son parte de mi vida, son como parte de mi familia.”

El Padre Uriel Salamanca, que administra la Parroquia San José en Cobden, dijo que Carmelita siempre pone a la gente y sus necesidades en primer lugar. “Es tan importante porque conoce a toda la gente, las situaciones de cada familia, y conoce generaciones de familias”.

El padre Uriel dijo que Carmelita le ayuda en su trabajo pastoral. “Vamos juntos a visitar a las familias”, dijo. “Ella está involucrada en todas las actividades” en la parroquia y es miembro del consejo parroquial. “Todo el mundo la conoce y la gente confía en ella.”